Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Tratando la rosácea con láser

Rosacea

La rosácea afecta casi siempre a personas de entre 30 y 50 años, de tez clara, es más evidente en los descendientes de irlandeses y de países del norte de Europa, aunque es probable que afecte, sin que sea reconocida, a individuos de piel oscura.

Etiología

Las causas de la rosácea se desconocen, pero pueden asociarse a las siguientes patologías:

  • Control vasomotor anormal
  • Obstrucción del drenaje venoso facial
  • Aumento de los ácaros del folículo 
  • Aumento del angiogénesis, expresión de ferritina, y especies reactivas del oxígeno
  • Disfunción de péptidos antimicrobianos 

 
La dieta no tiene un papel importante, pero algunos agentes (p. ej., amiodarona, corticosteroides tópicos y nasales, altas dosis de B6 y B12) pueden empeorar la rosácea.

Signos y síntomas

La rosácea se limita a la cara y al cuero cabelludo; se presenta en varias fases:

En la fase prerosácea, los pacientes describen rubor y enrojecimiento molestos, a menudo acompañados de un prurito desagradable. Los desencadenantes más comunes parecen ser la exposición a la luz solar, el estrés emocional, el agua fría o caliente, el alcohol, las comidas picantes, el ejercicio, el viento, los cosméticos y los baños o bebidas calientes. Estos síntomas persisten en todas las fases del proceso.

En la fase vascular, los pacientes desarrollan eritema y edema faciales.

A menudo sigue una fase inflamatoria, en la cual se desarrollan pústulas («acné del adulto»).

Diagnóstico

El diagnóstico de la rosácea se basa en el aspecto clínico; no existen pruebas diagnósticas específicas. La edad de aparición y la ausencia de granos ayudan a diferenciar la rosácea del acné.

En DonaLáser contamos con una tecnología láser que produce resultados óptimos.

El láser ablativo de CO2 será la mejor opción para vaporizar y modelar los tejidos que han crecido en exceso. Cuando el problema es un cambio de textura sin una clara hipertrofia, el láser de CO2 se puede usar en modo fraccionado para remodelar y alisar la piel.

Su efecto térmico estimula la producción de nuevas fibras de colágeno y elastina al tiempo que se mantiene intacta la epidermis o capa más superficial de la piel, sin periodo de recuperación.

Después de la valoración médica, el primer paso para aplicar la sesión consiste en desmaquillar o limpiar la zona que deseamos tratar.

En función de la región tratada y de la sensibilidad del paciente, es posible la aplicación de una crema anestésica de uso tópico para evitar las molestias.

Inmediatamente después de aplicar la sesión el paciente puede retomar su actividad normal.

Perfíl de tratamiento

  • Duración: 10-20 minutos por sesión
  • Anestesia: No precisa
  • Recuperación: Rojez y a veces inflamación leve durante 4-12 hs
  • Recuperación: De 3-5 con intervalos de un mes
  • Resultado final óptimo: Una semana tras la última sesión
  • Mantenimiento: Tratamientos médicos, sesiones adicionales años después del tratamiento inicial

¿Buscas un tratamiento ginecológico con láser?

Descubre nuestra sección dedicada exclusivamente al láser ginecológico junto con todos los tratamientos y soluciones disponibles.